Alexander Sanger to be biologically pro-life, one must be politically pro-choice
Home Bio Book The Sanger File Contact
The Sanger File


  • Other Articles from The Sanger File
  • The Sanger File


    #4: Chile prohibe la anticoncepción de emergencia   [ in English ]

    En una decisión que alegró a la jerarquía católica del país, la Corte Suprema de Chile recientemente introdujo una prohibición de la anticoncepción de emergencia en esta nación que es a veces moderna, y a veces medieval. Chile es el único país en el planeta que prohíbe tanto el divorcio como el aborto, sin excepciones. Si alguna vez el Vaticano tuviera que exiliarse de nuevo, en lugar de Avignon, yo diría que fuera a Santiago.

    En Chile, no existen bases legales para el divorcio; no hay excepciones por el abuso por parte de la pareja, por el adulterio, ni por ninguna otra razón, aunque las anulaciones técnicamente son posibles. Lo mismo sucede con el aborto--no se hacen excepciones para salvar la vida de la mujer, por violaciones ni por ninguna otra razón. ¿Cuál es el resultado? Un número muy alto de abortos ilegales. Oficialmente se calcula que ocurren 400.000 abortos por año en un país con una población de 15 millones de personas, comparado con 1.2 millones de abortos en los Estados Unidos con una población de 275 millones--en otras palabras, un índice seis veces más alto que el de los Estados Unidos. Hay altos niveles de mortalidad y morbilidad materna que resultan de los abortos ilegales.

    Uno supondría que el gobierno apoyaría cualquier medida de salud para reducir el índice de los abortos clandestinos y, de hecho, a principios de este año el gobierno chileno, a través del Ministerio de Salud y el Instituto de Salud Pública, aprobó una marca de anticoncepción de emergencia (AE), Postinal, que también está aprobada en muchos otros países en América Latina y alrededor del mundo. Las organizaciones que están en contra del aborto, instadas por la iglesia católica, inmediatamente presentaron un argumento en las cortes que Postinal es el equivalente del aborto y por lo tanto debe ser ilegal según la ley chilena.

    Por lo general, la AE es una dosis alta de pastillas anticonceptivas comunes tomada antes de cumplirse las 72 horas de haber tenido relaciones sexuales no protegidas (algunas pruebas indican que es eficaz si se toma dentro de las 120 horas después de las relaciones sexuales no protegidas). La eficacia en la reducción del riesgo de embarazo es de un 75 por ciento. Otro método de AE es la inserción de un dispositivo intra uterino (DIU) dentro de cinco días después del coito no protegido. Se presentan efectos secundarios cuando se toman las píldoras, principalmente las náuseas, pero no hay una contraindicación absoluta a que las mujeres tomen la AE. El examen médico no es necesario, y, en algunos estados de los Estados Unidos, la AE está disponible directamente en una farmacia sin una consulta médica. Se debe enfatizar que la AE no previene las enfermedades de transmisión sexual, como el VIH, y por lo tanto no debe ser usada como un substituto para la anticoncepción regular de parte tanto del hombre como de la mujer. La AE es frecuentemente llamada, erróneamente, "la pastilla del día después."

    El gobierno chileno sostuvo que la anticoncepción de emergencia es igual a los otros métodos anticonceptivos; la única diferencia es que se toma después de las relaciones sexuales (por supuesto, otros métodos anticonceptivos, como las duchas vaginales, también se usan después de las relaciones sexuales). La Administración de Alimentos y Drogas de los EE.UU., cuando aprobó la AE para el uso en los Estados Unidos, declaró que la droga funciona en una de tres maneras: (1) inhibe la ovulación, (2) inhibe la fertilización, o (3) inhibe la implantación. No se conoce el mecanismo exacto, pero puede depender del momento durante el ciclo de la mujer en el cual se toma.

    El mecanismo número 3, inhibir la implantación, fue lo que hizo que la Corte Suprema vacilara. ¿Prevenir la implantación de un óvulo fertilizado no es lo mismo que el aborto? No, dicen la mayoría de las autoridades médicas, ya que el embarazo empieza cuando el óvulo se implanta, no antes, y por lo tanto un embarazo no puede ser terminado (abortado) antes de que esto suceda. Los grupos en contra del aborto, por su parte, consideran que el embarazo empieza a partir de la fertilización y cualquier interferencia con la implantación es un aborto. Este razonamiento contradice la biología, ya que se calcula que hasta un 40 por ciento de los óvulos fertilizados nunca se implantan y por lo tanto, según esta definición, son abortados por la Madre Naturaleza o por Dios.

    Sin embargo, la Corte Suprema de Chile estuvo convencida por este argumento y prohibió la AE bajo la ley chilena sobre el aborto. Si este razonamiento fuera llevado a su conclusión ilógica, otros métodos anticonceptivos serían prohibidos, ya que posiblemente funcionan de la misma manera--la píldora y los DIU, para nombrar solamente dos.

    Inmediatamente después de la decisión de la Corte Suprema chilena, el Ministerio de Salud chileno declaró que había aprobado otra marca de AE para ser distribuida en Chile. ¿Qué sucede ahora? Hay una crisis constitucional entre el gobierno electo y la Corte Suprema, y las mujeres se encuentran en el medio de esta crisis.

    Al igual que en los Estados Unidos, la lucha sobre la anticoncepción de emergencia no se trata de la salud, ni de la prevención del embarazo o el aborto. Se trata del punto de vista de la sociedad sobre las mujeres y las relaciones sexuales. Los tradicionalistas creen que la AE alentará a las personas a tener relaciones sexuales sin fines procreativos y fuera del matrimonio, y que las morales pasarán a un segundo plano. Para mantener este punto de vista, la salud de las mujeres se sacrifica en el altar de la pureza religiosa. Los estudios indican que la AE, si fuera distribuida adecuadamente, podría prevenir hasta la mitad de los abortos en los Estados Unidos y en otros países, lo cual por supuesto está fuera de los cálculos de la iglesia católica.

    El Cardinal Francisco Javier Errázuriz, Arzobispo de Santiago y el líder de la iglesia católica en Chile, participó en el debate, diciendo que el uso de la anticoncepción de emergencia es equivalente a las violaciones de los derechos humanos cometidas por la dictadura del General Augusto Pinochet entre 1973 y 1990.

    "Señor cardenal: si usted no la mete, no se meta" dice una inscripción en una de las carreteras principales de la capital chilena, lo cual ha causado tanto risas como indignación, y gráficamente resalta la controversia desatada por la oposición de la iglesia católica a la anticoncepción de emergencia.

    En otras partes de América Latina, la AE ha sido aprobada en países como México, Colombia y Brasil. Las mujeres de Chile esperan.

    Alex Sanger
    21 sept. 2001






    All text and images © 2004 Alexander Sanger, All Rights Reserved. Any reproduction without expressed permission is strictly prohibited.